Grabaciones
Artículos
Suscripción



           

           Entrar
       
           

         ¿Y la contraseña?

            

           Tu perfil

Contactar



         

          Mi perro me traerá tu mensaje

La Luna Progresada en Aries.

La Luna Progresada en Aries.

En el cuerpo humano cosmico, los pies están representados por Piscis, y la cabeza por Aries.
La cabeza es la primera parte del cuerpo que sacamos al mundo al nacer. La expresión “sacar cabeza” significa esto, además de ser la cabeza la unica parte del nuestro cuerpo que no podemos mantener sumergida bajo el agua de manera prolongada.
La expresión “Pies, para que os quiero”! , o “se lo llevaron con los pies por delante”, nos habla de la poetica profundidad con la cual la astrología refleja la realidad ordinaria.

El estudiante de astrología que “intenta aplicar” la astrología a la realidad…se pierde.
El estudiante  que “ve” la astrología como lenguange intrinsico a la vida…se encuentra.

 Delia, cuya luna progresada está a 4º de Aries  me escribió un emotivo comentario, que condensa fielmente el sentimiento asociado con el principio de este signo.
Olga y Gabriel tienen la Luna Progresada en Piscis, por lo tanto Aries será el siguiente paso para sus lunas.
Rosa tiene la Luna progresada a 8º de Tauro, por lo que recientemente su luna salió de Aries.

A vosotros os dedico especialmente este articulo sobre la Luna Progresada en Aries.

El grado 0 de Aries es una grieta cósmica. Es la puerta giratoria de entrada al Mundo…y de salida de la rueda del Karma. Mercurio es su regente esoterico, y mas que en ninguna otra parte del zodiaco, representa el doble filo de la inteligencia.

En el año 2000, el mundo estrenaba un siglo y un milenio nuevos. Ese año, la industria cinematografica daba a luz una emblematica creación: “The Matrix”.
Quizás en aquel entonces aún no se podía ver hasta que punto esa representación futurista de la Alegoria de la Caverna de Platón, estaba destinada a convertirse en símbolo del nuevo paradigma  de la relación del individuo frente al  poder colectivo.

Neo, despierta! (1)

De todas las fronteras que la Luna Progresada ha de cruzar en su viaje a través del zodiaco, la linea que separa Aries de Piscis, es posiblemente la mas iniciatica.

En progresiones secundarias, esto significa la necesidad de dejar atrás los envoltorios protectores de la ilusión, y el refugio autocomplaciente de la desilusión, y el victimismo.
En la pelicula “Naufrago”, Tom Hanks se ve obligado a abandonar a “Wilson” a las olas…para sobrevivir.
Esta imagen contiene un simbolo. El del hombre despojado, solo, sin mas refugio que el de tirar hacia delante, luchando con todas sus fuerzas para sobrevivir.

Una Luna Progresada en Aries no quiere decir que uno se encuentre teniendo que luchar para salvar el pellejo, pero quizas “algo”, está surgiendo desde el interior que nos exige dedicarle toda la energia de la que podamos disponer si no queremos ver truncado desde un comienzo…”el sueño” pisceano que pudimos intuir en la noche del alma.

En los primeros grados del signo, uno aún no sabe adonde va…así que tiene que concentrarse en el aquí y el ahora. Actuar con corage, sin dejarse vencer por las dudas.  Todo depende de su capacidad de exteriorizar al maximo su impulso vital.

Solo aquel que se complace en su postura victimista, exteriorizará su frustración con la rabia y la violencia.

Cuando la “victima" acaba victimizando a su verdugo, el circulo vicioso se cierra de nuevo.
Entonces lo unico que se logra es…repetir una vez mas la misma historia.
Perpetuandose de nuevo en el sufrimiento y la ceguera…al interior de la caverna.
La luna Progresada en Aries puede manifestar comportamientos “quijotescos”. Enfrentamientos ciegos con molinos de viento e idealizacion de las “causas perdidas”.

Pero si uno sale realmente al exterior, desde la claridad de juicio, uno adquiere  un mayor sentimiento de confianza.
Cuando la Luna Progresa en el signo de Aries, el individuo tiene la oportunidad de afianzarse en la fuente de su magnetismo personal, su inteligencia intuitiva, y su capacidad de hacer “que las cosas ocurran”.
Esto tiene como resultado que ese magnetismo atraerá hacia si a personas dispuestas a seguirle, y apoyarle en sus proyectos. Uno se convierte en referencia para otros, abriendo nuevos caminos.

Esto puede generar situaciones que reflejan  una curiosa paradoja, ya que mientras la Luna en Aries intenta “conscientemente” estimular su independencia, al mismo tiempo tiende a generar fuertes vinculos de dependencia en su entorno.
El elemento Fuego es el mas susceptible de querer aparentar fuerza, dinamismo e independencia, mientras en el fondo se vuelve extremadamente dependiente de “la mirada” y la atención  de los demas.

Sea como sea, uno tiene que hacer lo que tiene que hacer.  
En los grados centrales del signo, se intenta estabilizar la nueva dirección.  Puede que entonces uno pueda canalizar sus esfuerzos a través de algo concreto, dandole “forma” y dirección practica al impulso.
Este esfuerzo canalizado, a nivel de trabajo suele traer éxito, un aumento de ingresos de dinero y una mayor capacidad productiva.
Pero esta es una zona minada también, pues al “conquistador”, nuevos peligros le acechan. Uno puede verse envuelto en situaciones de luchas y competiciones por el poder, o los recursos. La avaricia, y la envidia, pueden aparecer como pulsiones motrices de la actividad del individuo, o como circumstancias, (ver casas), impuestas aparentemente por personas que no respetan “mis necesidades”.
 
Cuando la Luna Progresada se acerca a los ultimos grados de Aries, aparece la necesidad de diversificar la dirección del impulso, articularlo, comunicar, enlazar con otros,  sacar la cabeza de su pequeño mundo, quizas  reconocer que aferrandose a sus conquistas uno no se permite valorar, escuchar, dar cabida a otros que pueden ofrecerle nuevas perspectivas. Quizás hacia el final del signo tocará ceder. O reconocer hasta que punto su aparente valia está sujeta a la importancia que uno le da a lo que piensen de el los demás.

¿Estoy realmente viviendo desde mi mismo o desde el otro? 

Esta es la pregunta clave para le evolución de la Luna Progresada en Aries.
Comprender que uno no necesita demostrarle a los demás constantemente que es el numero uno, el "elegido" conquistando la atención del entorno, comparandose con los demás, luchando sin cesar, porque eso solamente acabará agotandolo.

La iluminación iniciatica de Aries es tan sencilla como la de comprender…que todas las criaturas están solas, y que no hay supervivientes en el planeta.

Cuando el individuo cuya luna progresa en Aries comprende esta lección, su temperamenteo adquiere sobriedad, su espontaneidad y confianza se vuelven realmente genuinas, porque ha entendido que  la competitividad y la comparación, no pueden ser jamás el verdadero fundamento de la auto-estima y el bienestar.

Solo entonces podrá el individuo  disfrutar de las riquezas y prosperidad ofrecidas por la Luna progresada en el siguiente  signo de Tauro.

Quiero recomendaros leer la entrada de Ana en los Comentarios del Blog. Su carta es un ejemplo del valor de la reflexión desde la observación de la Luna Progresada.
Su comentario está al pié de Confesiones de un Joven astroloco.

(1) Morfeo (Dios del sueño) a Keanu Reeves en Matrix.

Share and Enjoy

  • Facebook
  • Twitter
  • Delicious
  • Digg
  • StumbleUpon
  • Add to favorites
  • Email
  • RSS

¿Eres SUSCRIPTOR de astrologiadelafuente.com?

Inserta tu Usuario y Password para descargar tu copia de mi libro sobre las Progresiones Secundarias de la Luna.

O simplemente haz desaparecer este mensaje haciendo click con tu ratón fuera de este recuadro y podrás suscribirte en astrologiadelafuente.com desde el formulario de contacto que verás al costado derecho de tu pantalla.

Password olvidado?
Crea tu cuenta

No comments yet.

Deja un comentario


Informacion Legal
Terminos & Condiciones
| Politica de Privacidad | Aviso Legal | Contactar 

_________________________________________________________

astrologiadelafuente.com - © 2011~2014
Todos Los Derechos Reservados - Juan de la Fuente - St Esteve de Palautordera, España