Grabaciones
Artículos
Suscripción



           

           Entrar
       
           

         ¿Y la contraseña?

            

           Tu perfil

Contactar



         

          Mi perro me traerá tu mensaje

La entrada de Saturno en Sagitario

malostiempos Reza el refrán dime con quien andas y te diré quien eres.
A sazón es muy interesante ver lo que pasa con un signo zodiacal cuando lo observamos en el contexto de su encuadramiento entre sus signos adyacentes.

Sagitario por ejemplo está encuadrado por Escorpio a un lado y Capricornio al otro. Si uno piensa en Escorpio y Capricornio a uno no se le antoja esta una combinación caracterizada precisamente por el sentido del humor. Cuando Escorpio queda excesivamente condicionado por el rencor y la desconfianza y Capricornio se cristaliza demasiado en posturas intransigentes, más le valdrá a Sagitario destilar un sentido del humor irónico, satírico incluso. Nada como la guasa para evitar que la vida se convierta en una amarga experiencia donde nos tomamos las cosas… demasiado en serio.

El brillante escritor italiano Humberto Eco, con su Mercurio y su Luna en Sagitario, plasmó este dilema en su famosa novela El nombre de la rosa. La trama de la novela circula alrededor de un supuesto clásico griego que sostiene que el sentido del humor es la actitud anímica que más acerca el espíritu del hombre a Dios.

jorge-de-burgos1Esto siempre ha sido el anatema más irritante para esas empobrecidas almas amargadas que habiendo perdido completamente el sentido del humor, -ese es el triunfo final de Ego- han caído tan lejos de la divinidad que creen necesitar borrar la sonrisa de nuestros rostros para sentirse mejor.
La religión o la filosofía no son una razón para matar. Son solo ideas muy susceptibles de ser manipuladas, pues al disfrazarlas de sagrada seriedad parapetan tras ellas su mala sombra los tontos y los mierdas.
Los tontos que se aficionan al gatillo fácil no son sin embargo ni la mitad de culpables que aquellos que les arengan desde los púlpitos, los mierdas que siempre incitan a los jóvenes a morir por las ideas mientras paradojicamente casi siempre llegan a vivir -ellos mismos- mas viejos que Matusalem.  

Saturno es un planeta relacionado con el miedo. Cuando Sagitario sucumbe al miedo, apaerecen  vociferantes energúmenos clamando justicia, o enarbolando el librito de turno de la verdad única. Este es el Ego del elemento fuego inflamado hasta su máxima expresión. Creerse conocedor de la verdad única o portador de los auténticos valores espirituales produce un tal destrozo en la conciencia, que te creerás autorizado para juzgar y dictaminar sentencias sobre el prójimo si este no se ajusta a tus ideales.

Defender a capa y espada nuestra libertad de expresión si es atacada por intransigencias dogmáticas es una reacción legítima y natural, pero Saturno en Sagitario nos invita también a no precipitarnos impulsivamente en los juicios, -típico defecto sagitariano- so pena de convertirnos nosotros mismos a la intransigencia.
No olvidemos que el trasfondo simbólico de Saturno en Sagitario es el de la restricción de la libertad, y más allá de historias de moros y cristianos, existen órbitas de poder que secretamente se felicitan cuando se caldean los ánimos, porque ello justificará en el futuro inmediato un refuerzo de medidas típicas de estados policiales, que, a base de esloganes populistas y en nombre de una supuesta defensa de las libertades democráticas, limitarán y restringirán la libertad de expresión y movimiento de los ciudadanos.

charlie hebdo La risa es la forma más espontanea de libertad de expresión, el humor es la forma más eficaz de enunciar la verdad, ese es el máximo elixir que destila el signo de Sagitario, y con Saturno en Sagitario, reirse, ¡JA!, es entonces un acto de responsabilidad. Saturno en Sagitario puede que nos invite a tomarnos el cachondeo muy en serio.
Para aquel que esté comprometido con la convicción de que la vida es en el fondo algo que merece la pena experimentarse como un viaje de aprendizaje, en plena libertad y goce, con ilusiones y esperanzas, este es el momento de comenzar a definir los límites y barreras alrededor de lo que uno no está dispuesto a perder.

A fin de cuentas, como dice el otro refrán, sobre gustos no hay nada escrito. En cuestión de creencias a unos les gusta Mahoma y a otros les gusta… Mahomeno.

Invito al lector a escuchar un fragmento de 12 minutos de un taller de astrología que impartí hace un tiempo titulado La imágen de Dios en la Carta Natal. Pincha aquí para acceder a esa grabación.

 

 

Comments are closed.

Informacion Legal
Terminos & Condiciones
| Politica de Privacidad | Aviso Legal | Contactar 

_________________________________________________________

astrologiadelafuente.com - © 2011~2014
Todos Los Derechos Reservados - Juan de la Fuente - St Esteve de Palautordera, España