Grabaciones
Artículos
Suscripción



           

           Entrar
       
           

         ¿Y la contraseña?

            

           Tu perfil

Contactar



         

          Mi perro me traerá tu mensaje

El análisis de una carta natal. Mikhail Tahl y su hipopótamo en el pantano

Hoy estoy de humor lúdico! Me dicen mis cercanos que trabajo demasiado, que debo disfrutar más, y supongo que tienen razón. Así que voy a hurgar en mi cesta de los juguetes a ver que encuentro.

Rey_de_ajedrezCuando era joven -es decir, cuando sea mayor- , me gustaba con locura jugar al ajedrez. Pasión y juego son vitales.
El fascinante entresijo de dinámicas de fuerza que se crean en una partida de ajedrez testimonian, -como saben todos los que se han apasionado por este juego-, belleza conmovedora, en la búsqueda constante del equilibrio entre la tensión y la armonía.
Es un juego marciano pues es guerra a muerte entre dos bandos irreconciliables, y es un juego venusino ya que las piezas danzan en su búsqueda constante de coordinación reciproca.

Es cruel y tiránico ya que las piezas obedecen y se matan a las ordenes del rey, y es profundamente democrático, pues hasta el más humilde peón, si logra alcanzar su máximo avance, se puede convertir en lo que quiera, en la mismísima reina incluso.

La pasión, el juego y el arte son Solares, y lo solar quema, ciega y destruye, pues cuando lo solar domina al individuo, este se suele convertir en la leña misma que ha de ser consumida para que las llamas brillen.
Lo solar es lo creativo, pero también lo destructivo, y el mayor logro de los genios solares es sin duda conservar su humanidad terrestre, de lo contrario caen de lo alto, o se precipitan en la ciega locura.

Mikhail-TalEntre los que han elevado este juego a la categoría de arte tengo un favorito. Nadie como él destelló fulgurante, asombró al mundo y disfrutó del juego, hizo de su pasión el centro de su vida, y aún así conservo intacto su espíritu.

Y este es Mikhail Tahl, el mago de Riga.

Nadie conoce su hora de nacimiento, así que solo puedo enseñaros su carta ciega. Si bien es cierto que sin una hora de nacimiento hay muchas observaciones imposibles de realizar, las cartas ciegas, es decir las cartas de las personas cuya hora de nacimiento es desconocida no dejan de ser fabulosos espejos, pues muchas de las características de una carta no dependen exclusivamente de la hora. Se trata de saber delimitar el contexto de observación, y dejarlas funcionar en ese contexto.

Una carta natal es como una posición de ajedrez, en cierta medida, pues tenemos piezas situadas en casillas (planetas en signos), y relaciones dinámicas entre ellas (aspectos angulares).
Esta es la carta ciega de Mikhail Tahl, nacido en Riga (letonia, URSS) el 9 de Noviembre de 1936.

Mikhail Tahl¿Por donde empiezo a contaros la historia de Mikhail?
Mikhail fue un niño prodigio, algo que confirmó en cuanto comenzó a acudir a la escuela, destacando sobre todo en matemáticas. Su padre fue el encargado de enseñarle a jugar al ajedrez cuando Misha había cumplido los 10 años. En su primera partida se enfrentó a su primo… y perdió de forma rápida en cuatro jugadas por el famoso mate del pastor, tal y como le ha ocurrido a otros muchos principiantes: 1.e4 e5 2.Ac4 Ac5 3.Dh5 Ca6 4.Dxf7++. A pesar de la derrota, el virus del ajedrez se extendió por todo su cuerpo y se convirtió en la gran pasión de su vida.

A los 17 años se convirtió en el campeón de Letonia. Pero estos primeros pasos no fueron más que un simple gateo en comparación con lo que consiguió en 1957: con 21 años logró vencer en el campeonato absoluto de la URSS, el título más codiciado por los jugadores de la antigua unión de repúblicas, sólo superado en prestigio por el campeonato del mundo. Como es lógico, Tahl no entraba dentro de las quinielas iniciales debido a su juventud, pero logró comandar el torneo desde su inicio y terminó logrando el triunfo en un final de infarto.
Sólo un año después logró su primer triunfo en un torneo internacional y no pudo ser más sonado, ya que finalizó primero en el Interzonal de Portoroz. Todo estaba ocurriendo muy deprisa, y el ascenso pareció no conocer límites cuando venció de forma contundente en el Torneo de candidatos de 1959. Tahl se había ganado el derecho a encarar el siguiente escalón, en este caso un auténtico muro: el trono mundial del gran patriarca y campeón soviético, Mikhail Botvinnik. En el match por la corona de campeón del mundo, Tahl obtuvo el triunfo de forma holgada y se convirtió en el campeón del mundo más joven de la historia.

Pero lo fascinante no es que lo lograra, sino el modo en que esto tuvo lugar. Para poneros en el contexto histórico, os diré que en aquellos años el ajedrez mundial estaba dominado completamente por la escuela soviética, que en aquel entonces estaba marcada por un academicismo científico estructurado alrededor de principios estratégicos dogmáticos, esquemas rectilíneos, estilos posicionales monolíticos, que a imagen y semejanza del ideario soviético, convertían el ajedrez en algo demasiado rígido, incluso aburrido por la cantidad de partidas de alto nivel que acababan en tablas.

Tal 2En este escenario irrumpió Tahl como una bocanada de aire fresco por su estilo arriesgadamente agresivo. Su juego desplegaba una imaginación combinatoria que desafiaba los cristalizados dogmas de la época.
Mientras sus oponentes intentaban dirigir la partida hacia terreno seguro y controlado, Tahl estaba siempre al acecho de la oportunidad de ejecutar una serie de jugadas de ataque desconcertantes, que casi siempre implicaban el sacrificio de una o varias piezas para lanzarse -aferrado al contrincante- a una especie de combate abierto, caóticamente paradójico, donde el desorden multiplicaba las posibles variantes y los peligros de una manera tan exponencial, que resultaba literalmente imposible calcular, en tiempo real, el desenlace de todas ellas.
Cuando la partida entraba en esa fase, el genio imaginativo de Tahl se disparaba, creando las más inusitadas y rocambolescas combinaciones, y en esas aguas turbias Mikhail desequilibraba a sus contrincantes que a menudo no podían si quiera adivinar sus intenciones y eran superados en tiempo por su velocidad de reacción.
El mismo Tahl confesaba que muchos de sus sacrificios eran meramente especulativos, pues ni él era capaz de calcular todas las variantes, pero su instinto asesino y su alucinante manera de entender el caos inherente al orden y el orden implícito en el caos sintetizaban como por arte de magia en auténticas obras de arte.

Como él dijo una vez, describiendo su filosofía de juego:
“Debes llevar a tu oponente hacia un profundo y oscuro bosque donde 2+2 sean 5 y el camino que conduzca a la salida sea lo suficientemente estrecho para que solamente pueda pasar uno”.

Mikhail TahlEl mago de Riga.  
La oposición entre Saturno en Piscis y Neptuno en Virgo, si bien es un aspecto entre planetas lentos, está conectada por aspecto a todos los planetas personales además del Sol y de la Luna, y forma así una de las lineas conductrices de su estructura psíquica.
Saturno, el principio cristalizador del orden esta en el signo del caos y del sacrificio, y Neptuno, el gran ilusionista, se halla en “la casilla del orden, del análisis y el control”. Paradójica combinación.
El contactos Saturno Neptuno es típico además de los hombres que se entregan en cuerpo y alma, incluso en detrimento de la salud, hacia la consecución de sus objetivos.
La otra oposición más marcada de su carta, entre Mercurio y Urano, nos sugiere una mente hipertensa, de rápidos reflejos, y extravagantemente original.

Tahl era un hombre de un gran sentido del humor y de un temperamento alegre y desenfadado, cuya vida y carrera se vio severamente perjudicada por por crónicos problemas renales desde su juventud, a causa, parece ser, de un envenenamiento accidental en su juventud. A pesar de sus graves problemas renales siempre llevó una vida llena de excesos: fumador empedernido, bebedor y persona de hábitos nocturnos, su salud le preocupaba más bien poco y decidió vivir la vida a toda velocidad, como si alguien le persiguiera. Su filosofía era vivir cada día como si fuese el último y siempre disfrutando de las cosas que más le gustaban.
Pero Tahl era también un trabajador incansable. Todos sus entrenadores coincidían en que se preparaba de forma dura, aunque luego llevase una vida no muy acorde con un deportista. Tahl dormía poco, solía pasarse las noches jugando y analizando partidas mientras las colillas se iban acumulando en el cenicero.

Prestad atención a la conjunción Venus Júpiter en Sagitario. Este aspecto es típico del bon vivant, que se toma la vida con nonchalance. Los dos planetas benéficos, en cuadratura a la afligida conjunción Luna Marte en Virgo es suficientemente explícita de esa tensa dicotomia temperamental, y los problemas que conlleva para la salud. Esto, sin pasar por alto el emplazamiento de Quirón, desde Géminis, en aspecto a esa cuadratura.   

TAL09647Una imagen vale más que mil palabras, y el rostro es el espejo del alma. Me gusta esta foto de Tahl, porque creo que en la madurez, el tiempo imprime en las facciones del rostro su marca. En esta imagen, rondaba los cincuenta años.

Sus adversarios contaban que jugar frente a Tahl en torneos con público, era una experiencia terrorífica. Cuando la partida se volcaba en el caos, Tahl quedaba como hipnotizado, la mirada en trance sobre el tablero, sin pestañear sorbiendo cigarrillo tras cigarrillo, mientras la tensión se disparaba en la sala. En los torneos en que las rondas se sucedían simultáneamente entre los jugadores en sus respectivas mesas, de pronto surgía un clamor de asombro del público, y los demás jugadores levantaban la mirada un instante, luego volvían a sumergirse en sus partidas comentando entre si: -ya está, eso es que Tahl acaba de sacrificar algo-.

Astuto como ninguno sobre el tablero. Ningún otro jugador en la historia forzó a reconsiderar los esquemas ajedrecisticos como Mikhail, y su herencia es inmortal, porque más allá del hecho de que solo pudiera conservar la corona mundial durante un año, ya que sus problemas de salud empeoraron y se lo impidieron, si bien continuó jugando entre la más alta élite durante décadas, también sus adversarios poco a poco aprendieron a corregir los defectos sistémicos de estilo de juego que Tahl había puesto en evidencia.
Su aportación al ajedrez combinativo y de creación fue inmenso.
Rué el más original y mágico de los jugadores de ataque de la historia, y los sucesivos campeones del mundo se nutrieron de su genio.

Mikhail TahlSu carta natal, incluso ciega, sin casas, describe en cuatro trazos el tejido de su realidad. El lector astrológicamente culto reconocerá multitud de matices, de acuerdo con su propio entendimiento, y con las técnicas interpretativas de que disponga.
No existe una interpretación correcta o incorrecta más allá. La astrología es un lenguaje simbólico cuyos elementos son de dominio público.

¿Por qué funciona? ¿cómo funciona? De mi gran maestra y tutora Liz Greene aprendí lecciones cuyo calado no ha dejado de ser un diamante en bruto que me esfuerzo por pulir, por comprender día a día, por impartir y compartir. No porque ello me aporte la sensación de que controlo la existencia, sino porque precisamente me permite observar como la existencia se auto-regula, se ordena y se desordena, fluye en el goce de los sentidos y sufre en la vulnerabilidad de las criaturas efímeras que somos.
No pretendo explicar, pontificar, ni juzgar nada ni a nadie.

Hoy me desperté de humor lúdico. Dispuesto a tomarme un respiro del trabajo. De las consultas, de los talleres. Me tomé la libertad de hurgar en mi cesta de los juguetes, para redescubrir, una vez más, lo bonito que es admirar a los que saben jugar, y lo bonito que es amar su trabajo…y las herramientas que uno use, como un juego que nunca acaba, del que siempre se aprende más y más.

diosa_caissa_106El ajedrez, como todas las artes, también tiene su diosa: Caissa.
Caissa era una joven diosa que hacía predicciones sobre el porvenir, y que decidió crear un juego en el que para ganar fuese necesaria la inteligencia y el valor.  Tras crear el juego Caissa resolvió esconderlo para que no lo viesen y se lo destruyesen. Como no sabía cuál sería un buen lugar para esconderlo decidió elegir cualquier lugar de la Tierra. Lanzó el juego y fue a caer en la India. Cuando los indios descubrieron el juego quedaron impresionados. Intentaron jugarlo de varias maneras, pero siempre había desacuerdos entre los jugadores. Cierto día decidieron hacer algunas reglas que debían ser respetadas por todos los jugadores.
Pasaron muchos años desde que Caissa había lanzado el ajedrez a la Tierra, y decidió recuperar su juego para mostrarlo en su país, pero cuando supo que el juego ya era muy conocido y jugado decidió protegerlo, convirtiéndose en su musa y dejándolo definitivamente en la Tierra.
Mikhail Tahl, como buen Escorpio de esas fechas centrales del signo, era un tipo inteligente y  apasionadamente competitivo. Astuto a la hora de calibrar las debilidades ajenas y explotarlas en su beneficio, tenaz, y de ideas fijas. Su filosofía de vida y de ataque le llevó a alcanzar el olimpo de sus aspiraciones. Pero también Escorpio es un signo de intenso sufrimiento pasional, cuando se deja dominar por la obsesiva posesividad y su miedo a perder.
Eso es lo que Tahl superó, llevando en el ajedrez el arte del sacrificio a su máxima expresión virtuosa.
Y su Sol brilla ahora eternamente en el templo de la diosa Caissa.

Para el que guste del ajedrez, he aquí una de sus míticas partidas, donde además… !se introdujo un hipopótamo en el tablero!

thTahl solia reconocer que a veces su mente divagaba en mitad de las partidas. En una de estas durante el campeonato de la URSS de 1964, se encontraba frente al tablero, jugando con blancas le tocaba hacer su 19ª jugada, y estaba considerando la posibilidad de sacrificar un caballo. Mientras calculaba las variantes, se dió cuenta de que una canción infantil rusa se le habia colado entre sus pensamientos. Una canción que decía: “Oh que dificil es, oh que dificil es sacar un hipopótamo de un pantano”.

Así que Tahl paso la siguiente media hora de partida con la mirada perdida en el tablero, mientras en su cabeza se imaginaba métodos para poder sacar al hipopótamo del pantano. Mientras su contrincante y el público creian que estaba sumergido en profundos analisis, el amontonaba cabestrantes, gruas, palancas, helicopteros, pero no lograba imaginar al dichoso hipopótamo fuera del pantano. Así que de repente pensó: “!pues que se ahogue!” y el hipopótamo se desvaneció del tablero. Mikhail observó de nuevo la posición y se percató de que todo era mucho más sencillo y, evidentemente,…sacrificó el caballo!

En la prensa al día siguiente se podía leer:  "Mikhail Tahl, después de analizar durante 40 minutos la posición sacrificó acertadamente una pieza…"

                                                                                                                                                                                                                                      Juan de la Fuente

Un saludo a todos, y si queréis aprender más astrología, en Eventos Astrológicos os ofrecemos por solo 12€ al mes, una suscripción que te abre las puertas de nuestras aulas. Presencial, por videoconferencia y en diferido también.
Una oferta que es un caramelo y que une a personas de todo el mundo alrededor de nuestros lúdicos y pedagógicos talleres de astrología!
Infórmate y apúntate aquí

Tahl: blancas
Vasiukov : negras

Kiev 1964

 

1. e4 / c6  2. Cc3 / d5  3. d4 / dxe4  4. Cxe4 / Cd7  5. Cf3 / Cgf6  6. Cg3 / e6

7. Ad3 / c5  8. 0-0 / cxd4  9. Cxd4 / Ac5  10. Cf3 / 0-0  11. De2 / b6  12. Af4 / Ab7

13. Tad1 / Cd5  14. Ag5 / Dc7  15. Ch5 / Rh8  16. Ae4 / f6  17. Ah4 / Ad6

18. c4 / Aa6  19. Cxg7 / Rxg7  20. Cd4 / Cc5  21. Dg4+ / Rh8  22. Cxe6 / Cxe6

23. Dxe6 / Tae8  24. Dxd5 / Axh2+  25. Rh1 / Df4  26. Dh5 / Dxe4  27. Tfe1 / Dg6

28. Dxg6 / hxg6  29. Axf6+ / Rg8  30. Txe8 / Txe8  31. Rxh2 / Axc4  32. Td7 / Te6

33. Ac3 / Axa2 34. Txa7 / Ac4 35. Rg3 / Ad5 36. f3 / Rf8 37. Ad4 / b5 38. Rf4 / Ac4

39. Rg5 / Re8 40. Ta8+ / Rf7 41. Ta7+ / Re8 42. b4 / Ad5 43. Ta3 / Rf7  44. g4 / Te2

45. Ac5 / Te5+  46. Rh6 / Te6  47. Td3 / Ac6  48. Td8 / Te8  49. Td4 / Te6

50. f4 / Re8  51. Rg7 / Ae4  52. Ab6 / Af3  53. Td8+ / Re7  54. Td3 / Ae2

55. Ad8+ / Re8  56. Td2 / Te3  57. Ag5 / Ad3  58. f5 / Abandono ( Vasiukov ).

Tal posicion 1
 

Después de 18…Aa6

En esta posición el hipopótamo se sumó al tablero

 

 

Share and Enjoy

  • Facebook
  • Twitter
  • Delicious
  • Digg
  • StumbleUpon
  • Add to favorites
  • Email
  • RSS
Comments are closed.

Informacion Legal
Terminos & Condiciones
| Politica de Privacidad | Aviso Legal | Contactar 

_________________________________________________________

astrologiadelafuente.com - © 2011~2014
Todos Los Derechos Reservados - Juan de la Fuente - St Esteve de Palautordera, España